Un día en Mercamadrid

Inicio / Noticias / Un día en Mercamadrid

Hace unas semanas, parte del equipo de Cocinea  fue invitado a conocer Mercamadrid y comprobar cómo funciona este espectacular mercado, el segundo más grande del mundo y el primero de Europa.

Si estás pensando en ir, prepárate para madrugar: no esperes ver los productos de mayor calidad si llegas más tarde de las 6 de la mañana. En nuestro caso, a las 5 y media ya estábamos entrando en Mercamadrid.

El Ayuntamiento de Madrid no realiza visitas organizadas a este mercado, aunque parece que en breve existirá esta opción. Así que si quieres ir, tienes que ser distribuidor o ir como invitado de uno. Aviso: prepárate para pasar un poco de frío si vas en invierno, porque muchas de las zonas no están climatizadas. 

Mercamadrid está formado por tres grandes mercados: pescado, vegetales y carne. El primero por el que pudimos dar una vuelta fue el de pescado. Parece un mercado de toda la vida, pero mucho más grande, y te encuentras peces que nunca habías visto y con tamaños descomunales. Corvinas salvajes de 80 kilos, ejemplares de bacalao skrey, atún rojo capturado con poco tiempo para ser criado en piscifactorías hasta su tamaño óptimo y el delicioso y peligroso pez mantequilla (más de 80gr de su exquisita carne puede causar problemas serios a cualquier estómago).

WP_20160205_013

Atunes pescados esa misma noche

Lo más curioso es que no se ven etiquetas con precios en ningún puesto. Los productos no tienen un valor previo, todo tiene que negociarse.  Si quieres comprar a buen precio te toca tener mucha mano y dedicarle el tiempo adecuado a cada producto.

Después de ver atunes tan grandes como terneras, y alucinar con peces que nunca antes habíamos visto -como el pez rubio- , fuimos al mercado de las verduras. El ambiente era completamente distinto, mucho más relajado, no todos los productos tienen que venderse ese mismo día, y se nota.

Además de las verduras de temporada que encontraremos unas horas después en los puestos del mercado, hay comercios dedicados en exclusiva a un solo producto. Me impresionó ver setas de todo el mundo y con formas que nunca había visto: lengua de vaca, anguila de bosque, santarella… En muchos puestos nos enseñaron sus productos estrellas y los mejor es que tuvimos la suerte de que probar alguno de ellos. Uno de los que más me sorprendió fue la flor eléctrica. Recuerda un poco a los peta zetas que tomábamos de niños, aunque con un efecto analgésico sorprendente.

WP_20160205_041

Carne de vaca en proceso de maduración

Para rematar la visita, nos pasamos por el mercado de carnes, mucho más moderno. En lugar de puestos clásicos cada carnicero tiene su propia tienda y cámara frigorífica, donde mantienen terneras, cochinillos , corderos y todo tipo de aves y carnes.

Aquí conocimos el proceso de creación de la carne madurada:  ternera o buey que se mantiene en la cámara durante más de 12 meses, con lo que se consigue un sabor mucho más fuerte.

Para terminar, nos explicaron la cantidad de controles de salud que existen para asegurar que la comida que se desplace a toda España sea sana y segura. Con todo el volumen que existe hay un control exhaustivo para saber de dónde sale y a donde va cada pieza de carne.

Una visita espectacular y que recomendamos a todos. Es sorprendente ver lo grande que es, la cantidad de productos que tienen de todo el mundo y lo bien que funciona Mercamadrid. Ojalá el Ayuntamiento abra pronto las visitas guiadas y así sea más accesible para todo el mundo.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Acepto los Términos de Uso