Tuppers para un mundo mejor e ideas para rellenarlos

Inicio / Escuela de Cocina / Tuppers para un mundo mejor e ideas para rellenarlos

Septiembre, tupper, puchero…

Si hiciéramos un estudio seguro que el tupper es el objeto más vendido en septiembre después de la mochila del cole. Y es que con  el fin de las vacaciones, se acaba también la jornada de verano (para el que haya podido disfrutarla). ¿Y eso que significa? Que se acabó lo de “me da igual comer a las 4, lo importante es comer en casa”. No amigos. Vuelve la rutina, se acaban las tardes de piscina y hay que decir adiós a la siesta diaria. Hay que afrontarlo. Siento ser yo quien os lo diga, pero es septiembre. Asumidlo: toca volver a comer en la oficina.

Sí, con tus compañeros. Sí, en ese espacio mínimo al que algunos llaman cocina, y otros tienen la decencia de nombrarlo como un simple “office”. Y ahí es donde podemos lucir a nuestro protagonista: el tupper. ¿Tupper? ¿Túper? ¿Táper? Según la Fundéu BBVA, táper es ya la adaptación española del anglicismo tupper, que hace referencia a los recipientes de plástico que fueron popularizos por la empresa Tupperware. La de los recipientes, no el bar de Malasaña. Aunque la RAE aún no admite ninguna de sus formas, porque en el fondo tiene un punto tan vintage seguir llevando la fiambrera

En fin, que más allá de términos usables en este mundo (de locos) culinario, volvemos a la triste realidad. Y es que tienes que llevarte el tupper a la oficina (léase colegio, universidad… lo que corresponda). Y ya no mola tanto como llevarte el tupper de mamá con las albóndigas que han sobrado de la comida, y “échame un par de cucharadas del cocido de alubias que a ti se te van a poner malas”…

El estudio sobre el tupper, origen y usos, centrados en el domicilio materno, daría para otro post. Por lo pronto, vamos a seguir hablando de lo que nos ocupa. ¿Cómo llenar el tupper y no morir en el intento? Hay unos consejos básicos que hay que seguir, de los que se hacía eco Mikel López Iturriaga en El Comidista: organización, corte, equilibrada… Nosotros os hablamos desde nuestra experiencia:

  • Cocina el fin de semana para comer mañana: sí, aprovecha esos sábados y domingos que tenías pensado para descansar y pásatelos en la cocina. No, no nos volvamos locos: el truco está en cocinar mucho y almacenar. Y congelar. Aprovecha el congelador, que es ese armario de alimentos que te los conserva durante un rato largo. Y así no tendrás que comer todos los días lo mismo. Con un par de días en la cocina puedes ganar un mes de relleno en la tartera.
  • Ensaladas, sí, pero sin pasarse. Tampoco puedes alimentarte sólo de lechuga y derivados. Lo ideal es aliñarlas en el momento. Y según qué condimentos cortarlos y mezclarlos en directo, ¡en el tupper! Todo dependerá de tus posibilidades a la hora de comer, pero si que es aconsejable llevarte un buen aceite de oliva y dejarlo caer en el momento.
  • Comidas cortadas. Lo incómodo de cortar dentro de un tupper sólo se sabe cuando se ha probado. Y el que lo prueba no repite. Lo lleva cortadito de casa. Te ahorras un par de manchas a ti y a tus compañeros. Y no tienes que estar haciendo malabares para deshuesar el pollo ni achacar al cuchillo que no corta porque el filete te ha quedado tieso. Para los más atrevidos, recomendamos usar la tapa del táper a modo de plato para cortar el filete. Será menos arriesgado ejecutar la tarea.
  • Bocadillos y sándwiches. Son cómodos y rápidos, y no tienen por qué dejar de ser sanos. Bueno, si los rellenas con chorizo y chocolate juntos… quizás un poco. Pero siempre puedes tirar de un vegetal, con espinacas, huevo cocido, atún o pavo… Algo que tienes en casa y te apaña una comida rápida si se te han pegado las sábanas. Eso sí, un día es un día, tampoco es plan de comer entre panes toda la semana.

Pero como no podemos contároslo todo, hemos decidido organizar un taller de cocina de tupper. Nuestra chef Catalina Brennan te guiará en la elección del mejor menú para sobrevivir a la comida fuera de casa. Trucos, consejos y muchas recetas que haréis vosotros mismos… y ¡luego os quedaréis a cenar! Prepararemos nuestra mejor vajilla para la ocasión… ¡los tuppers!

De momento, os dejamos unos libros y blogs por si queréis echar un vistazo e ir rellenando vuestras tarteras:

Tuppers para un mundo mejor e ideas para rellenarlos
1. Recetas de táper para el curro

de Alfonso López (del blog Recetas De Rechupete)

Editorial: Larousse

Si eres seguidor del mundo bloggero gastronómico no te costará reconocer al autor que se esconde tras estas recetas de táper para llevar al curro… Y es que ya que tienes que comer en la oficina, que sea de la mejor manera. Alfonso López nos deja unas buenas recetas caseras para dejar a tus compañeros con las ganas de pinchar su tenedor en tu táper.

2. La cocina del Taper: 200 recetas fáciles y deliciosas para tomar en cualquier momento

de Eva Celada

Editorial: Alianza Editorial

Esta experta culiinaria nos adentra en el mundo de comer fuera de casa y recalentar en microondas con muchas recetas para ayudarnos. Ella misma lo define como el libro que le hubiera gustado tener para preprar la comida de su hija.

9788420660837
615p+en7-nL
3. A vueltas con la tartera: recetas sencilla, económicas y sabrosas para llevar

de Mónica Escudero

Editorial: Grijalbo

Otra voz conocida en el mundo gastronómico 2.0. Y es que Mólnica Escudero nos habla con voz canalla desde El comidista. Y con el mismo tono nos enseña recetas para disfrutar y cómo hacerlo en este recipiente, gracias a este libro que no podía tener una presentación mejor ¡dentro de un tupper!

4. Recetas de taper: cocina fácil y saludable para llevar al trabajo

Editorial: Planeta

Comer fuera de casa sin que nos pase factura al bolsillo ni a la salud. Y es que comer bien de tupper es posible si sabes organizarte. Con este libro aprenderemos también a crear un fondo de despensa y optimizar nuestro frigorífico.

9788408088929
en-taper_9788415193234
5. En táper

de Ada Parellada

Editorial: Planeta

Comer en tiempos revueltos y que te traigan el táper vacío a casa. La autora nos trae muy buenas opciones para llenar la fiambrera con todos los nutrientes que necesitamos.

Y de bonus track traemos un par de blogs a los que también hay que echarles un vistazo:

  • No sin mi taper de Montse Gálvez: recetas saludables, apetecibles, equilibradas… ¡así da gusto comer en la oficina!
  • No más (tuppers) de mamá de Carlos Román: aunque el blog cerró hace un tiempo, las recetas y su espíritu original, siguen vigentes, y da gusto revisitarlas de vez en cuando.

Ey, pero alegrad esa cara. Es septiembre, sí. Los días se hacen más cortos y vuelve el frío. ¡Pero se acabaron las peleas por el aire acondicionado! ¡Y vuelve la manta y el sofá! ¡Las comidas de puchero! Y el maratón de temporadas de tus series favoritas… Y es que el que no se consuela, es porque no quiere.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Acepto los Términos de Uso

CervezaLet's Cook de Vaughan en Cocinea